La inevitable 4ta Revolución Industrial: el punto de no retorno hacia la Inteligencia Artificial.

//La inevitable 4ta Revolución Industrial: el punto de no retorno hacia la Inteligencia Artificial.
Inteligencia Artificial

“Una computadora puede ser llamada “inteligente” si logra engañar a una persona haciéndole creer que es un humano”. Alan Turing.

Lo podemos llamar salto evolutivo o una gran oportunidad pero también este salto exponencial nos dará a todos una alta responsabilidad. Hoy estamos en la delgada línea de una transición hacia la era de las máquinas inteligentes. De aquí a los próximos años seremos tan dependientes de la tecnología que esta última podría llegar a manipularnos como personas y sociedad sin que nos demos cuenta porque estaremos tan insertos en una zona de comodidad que no estaremos dispuestos a salir de ella ni retroceder lo avanzado. Sin embargo, a pesar de que no sabemos a ciencia cierta qué sucederá sí sabemos que la tecnología inteligente mejorará en gran medida nuestras vidas si se aplica con el fin de solucionar problemas y que nos ayude a mejorar como sociedad.

Según la Wikipedia la inteligencia artificial es definida como:

La inteligencia artificial (IA), también llamada inteligencia computacional, es la inteligencia exhibida por máquinas. En ciencias de la computación, una máquina «inteligente» ideal es un agente racional flexible que percibe su entorno y lleva a cabo acciones que maximicen sus posibilidades de éxito en algún objetivo o tarea. Coloquialmente, el término inteligencia artificial se aplica cuando una máquina imita las funciones «cognitivas» que los humanos asocian con otras mentes humanas, como por ejemplo: “aprender” y “resolver problemas”.

Las 3 Reglas de la robótica de Asimov dicen:

1.- Un robot no hará daño a un ser humano o, por inacción, permitir que un ser humano sufra daño.

2.- Un robot debe hacer o realizar las órdenes dadas por los seres humanos, excepto si estas órdenes entrasen en conflicto con la 1ª Ley.

 3.– Un robot debe proteger su propia existencia en la medida en que esta protección no entre en conflicto con la 1ª o la 2ª Ley.1

A las IA se les ha enseñado a resolver problemas con precisión, automatizar procesos repetitivos, uso de meta-datos, reconocimiento facial, uso de modelos predictivos, visión computarizada, uso de la inteligencia perceptual, entregar sugerencias en tiempo real, reconocimientos y clasificación de imágenes, voz y movimiento.

Pueden realizar tareas repetitivas desde cero y de forma eficaz y para eso usan su memoria. Además, pueden aprender de actividades pasadas mejorando cada día sus conocimientos y capacidades. Su aprendizaje es automático basado también en experiencias previas que pueden lograr interpretar y aplicarla en resolver situaciones similares y posteriores. En otros casos, pueden llegar a predecir y anticiparse a hechos que puedan ocurrir en diversos lugares del mundo. A futuro, gracias a su capacidad de aprendizaje y habilidades puede que un robot logre reconstruirse o que una IA pueda reparar cualquier falla en su algoritmo y en otras IA.

Vernor Vinge en 1993 publicó un artículo científico llamado: La singularidad tecnológica que viene, donde especulaba que “En 30 años, tendremos los medios tecnológicos para crear una inteligencia superhumana. Poco después, la era humana habrá acabado”.

Es necesario que las Inteligencias Artificiales se desarrollen en un ambiente controlado y donde ocurra una contención de esta última porque ¿Qué ética corre cuando hay programación?

Es una buena pregunta, de seguro es que no existen esos lineamientos que ayudarían a poner límites de forma transparente a las soluciones que se están efectuando de forma reservada y hermética. Estás últimas vendrán solo si la IA se aplica en un ambiente de contención y control. De momento, utópicamente, solo tenemos los “23 principios de Asilomar” creados por líderes y científicos que firmaron estos últimos con un ánimo más bien simbólico, apuntando una dirección ética y supuestamente segura.

Es alentador ver que esos principios cuentan con un ánimo de buenas intenciones, tendremos que ver si se respetan a futuro o si se fijan nuevos fundamentos internacionales que vayan en pro de nuestra seguridad y quién sabe si también a favor de la protección de estas nuevas inteligencias y nuevos “ciudadanos”.

¿Qué podría pasar en Chile y en el mundo con los puestos de trabajo?

3,2 millones de empleos en Chile serán automatizados en aproximadamente 30 a 40 años más. Según un estudio llamado “Un futuro que funciona: Automatización, empleo y productividad”, elaborado por la consultora internacional McKinsey Global Institute en 54 países.

El informe McKinsey estima que las ocupaciones más susceptibles de automatizar son las que involucran más trabajo físico, pero también procedimientos altamente estructurados y repetitivos. El informe también establece que los robots pueden penetrar en prácticamente cualquier área de nuestra economía.

Según el Foro económico mundial 2016 a futuro habrá una pérdida neta de 5 millones de empleos en las 15 naciones más desarrolladas y emergentes.

Según la Naciones Unidas 2016 los robots reemplazarán dos tercios de todos los trabajos en naciones en vías de desarrollo.

Un estudio de la Universidad de Oxford indica que el 47% de los empleos en USA se perderán dada la incorporación de robots y de las IA en el mundo laboral.

Como dijo Stephen Hawking: “Creo que el desarrollo total de la inteligencia artificial podría propiciar el fin de la raza humana” y lanzó otra frase: “Los humanos, limitados por una evolución biológica lenta, no podrán competir y serán superados”.

De suceder esto, la pérdida de empleos impulsará nuevos roles y nuevas profesiones, pero también bajará la empleabilidad y probablemente tendremos alrededor del mundo a millones de desempleados con muchísimo tiempo libre y que se verán obligados a reinventarse como profesionales desarrollando nuevas habilidades y conocimientos.

Potencial de mejorar nuestras vidas.

No sé si lo han notado pero las IA suelen ser de sexo femenino, la gran mayoría de las voces de los asistentes virtuales las podríamos identificar con una voz femenina, esto porque parecen ser menos amenazantes y mucho más amigables. Es el caso de asistentes como Siri, Alexa, Cortana, Google Now y Bixby. A futuro, estas herramientas podrían llegar a entender e interpretar de forma natural el lenguaje humano, lo que sería un salto exponencial que nos llevaría a otro nivel de avance agigantado.

En un futuro cercano la IA entregará soluciones a nuestros problemas dada su alta capacidad de reducir el indice de error superando notablemente a las habilidades, rendimiento y productividad humana.  Probablemente, gracias a estas herramientas autónomas y a su optimización de procesos tendremos carreteras más seguras con autos y camiones que se conducen solos, adelantos en el área de la salud y prevención de enfermedades gracias a la nanomedicina, asistencia a discapacitados y adultos mayores que estén solos, servicio al cliente 24 horas sin descanso y sin vacaciones. Serán también parte fundamental de las obras de construcción, ya hoy podemos encontrar a Hadrian, el robot albañil que puede construir una casa en tres días.

También participarán activamente en el ejército, servicios de inteligencia y en la policía como ya lo están haciendo en Dubai. Jugarán un rol fundamental en la ciberseguridad y seguridad de información de las empresas.

Crearán modelos predictivos y con precisión para anticipar atentados terroristas y levantamientos sociales. Es probable que también formen parte de una familia ocupando el lugar de nuestras mascotas actuales dado que a futuro quizás solo la clase más acomodada tenga la posibilidad de tener y mantener una mascota real, hay que considerar que las personas en unos años más tendrán otra disposición y adaptación a convivir con estas tecnologías que a nosotros aún nos parecen ajenas e increíbles.

Puede también que más de algún humano optará por establecer relaciones emocionales y amorosas con algunos robots sin distinguir conscientemente hasta donde puede llegar el límite en estos términos.

Por otro lado, tenemos también el trading de alta frecuencia, los robots de la inversión que pueden realizar millones de transacciones en una fracción de nanosegundos. Los pequeños inversionistas y novatos de las inversiones no tendrán como ganar ante estos últimos en el terreno financiero. El campo de la inversión se volverá más estrecho y solo un grupo privilegiado y minoritario serán los dueños de todo el mercado (un grupo más reducido que el que vemos hoy en día).

“La falta de control de las máquinas de inversión de alta frecuencia puede provocar una catástrofe en los próximos años”. Mark Gorton, presidente de Tower Research Capital, una de las mayores compañías de servicios de High Frecuency Trading (inversión de alta velocidad en bolsa) lanzó esta advertencia.

Energía y potencia para avanzar.

Si a corto o mediano plazo tendremos más inteligencias y robots, será necesario contar con más y diversos recursos energéticos que los haga funcionar 24/7. Si se encarece la energía que hoy conocemos o si llega a ser insuficiente habrá que preguntarse en cómo afectará a nuestros recursos naturales y a nosotros como ciudadanos el exceso de demanda de este recurso en los próximos años.

Para que los robot y las IA funcionen a escala global las energías a utilizar deberían abaratarse. Si ésta seguirá siendo la electricidad y si a futuro nos encontramos con gran escasez de agua a causa del cambio climático y los cambios geológicos habrá que buscar y experimentar con nuevas formas de energía que puedan hacer sostenible estos avances que pretenden estar operativos en la gran mayoría de los países avanzados y en vías de desarrollo. Y esa es una tarea que ya están haciendo en varios países incluido el nuestro.

Roboperiodismo ¿Cuál podría ser el futuro de la prensa escrita?

No sabemos que irá a suceder de aquí a un tiempo más con los periodistas pero sí sabemos que actualmente están funcionando algunos roboperiodistas como ocurre con Narrative Science, un programa informático capaz de escribir artículos e historias, Forbes ya puso en práctica el uso de este último en sus contenidos. Kristian Hammond, profesor de Ciencias de la Computación en Northwestern University de Illinois (EEUU),anticipa que en los próximos 15 años el 90% de las noticias serán escritas por las IA.

Los Ángeles Times también tiene un robot periodista y ha publicado algunos tweets sobre sismos y terremotos, fue creado por Ken Schwencke, periodista y programador. En este tipo de publicaciones lo que prima es la presteza y que los datos sean ordenados de manera ágil para ser publicados casi instantáneamente.

En años venideros, es muy probable que los periodistas tengan que reinventarse, buscar nuevas oportunidades, desarrollar aptitudes que apunten a la creatividad, reflexión y emocionalidad ya que habrán inteligencias que logren escribir sus propios artículos creándolos en segundos y redactando un montón de artículos gracias al uso de meta-datos y algoritmos. El periodista tendrá que aprovechar sus habilidades que lo hacen ser humano como la capacidad de ser creativo, curioso y soltar la emoción que pueda entregar en sus relatos y reflexiones.

Modelos predictivos y su anticipación a sucesos terroristas.

 SGI Altix, la super computadora conocida como Nautilus que analiza millones de datos, noticias, artículos de prensa y bases de datos a gran escala y en tiempo real. Ordenando, analizando, utilizando keywords e información de movimientos sociales y política a nivel mundial.

Esta inteligencia que podría anticiparse con precisión para predecir ágilmente grandes sucesos a nivel mundial basado en indicadores claves como el sentimiento que, generalmente, se puntúa como; positivo, negativo y neutro. Usando sensores inteligentes, datos de fluctuación anímica y geolocalización que puede tener un grupo de personas en una ciudad o territorio, y que podría anticiparse a sucesos futuros ayudando a diversas redes de inteligencia policial a prevenir estos incidentes en diversas partes del mundo gracias a su ubicuidad, al uso del reconocimiento y movimiento facial e intencionalidad.

Este también será un tema delicado pues si estos modelos predictivos llegan a tener un margen de error habrán personas que podrían ser acusadas y arrestadas de manera infundada o ver dañadas su reputación de forma irreparable.

Reinventar la educación y desarrollar nuevas habilidades

Es probable, debido a que gran cantidad de empleos se podrán automatizar de forma inteligente surja una crisis existencial en muchísimos seres humanos que antes ocupaban esos puestos de trabajo. A su vez, tendrían que emerger la creación de nuevas carreras y profesiones lo cual podría significar un gran reto para las universidades e instituciones educativas.

Habrá posiblemente un renacimiento de los antiguos oficios donde se valora lo artesanal, hecho a mano y personalizado que es algo que ya estamos viendo desde hace un tiempo. De lo contrario, qué uso le darán las personas desempleadas a su tiempo libre y cómo lograrán sostenerse económicamente al no tener un salario. Asimismo, si se produce esa gran ola de miles de personas cesantes, quiénes serán los que podrán comprar los productos que fabriquen a gran escala los robots y los servicios que generen las IA.

Con relación a esto último, se me viene la idea de algo que alguna vez leí sobre el Ingreso Básico Universal (UBI por la sigla en inglés) que es la política social más ambiciosa y quimérica que se ha propuesto en el mundo. Idealmente, supone pagar un salario que alcance a cubrir las necesidades básicas de todos ciudadanos, sin importar condición socio económica, y sin pedirles ninguna contra prestación. Si hay millones de desempleados ésta quizás sería una de las alternativas que los gobiernos opten a la hora de entrar en una crisis social y económica a causa de ese posible desempleo pero también sería un cambio tajante de ordenamiento social totalmente diferente a lo que estamos acostumbrados como sociedad.

Probablemente, también habrá que idear nuevas leyes y derechos para regular la convivencia entre humanos, inteligencias y robots. Ya que al existir miles de desempleados es probable que se generen conflictos de humanos contra los robots o contra las empresas que los crean, y eso haga necesario nuevas legislaciones contra actos terroristas hacia estos últimos, algo que hoy puede sonar un imaginario pero que a futuro si prima la desesperación y tensión puede ser una realidad.

Recordemos que hace poco Sophia, la robot que fue presentada en Marzo de 2016, se convirtió en la primera robot en ser declarada ciudadana de Arabia Saudí. ¿Qué significado esencial tendrá realmente esa investidura?

Habrá que buscar nuevas motivaciones que entrarán a jugar un rol trascendental para dar sentido a la gran cantidad de tiempo libre que habrá entre los que estén parados y volver a darle valor adicional a nuestros pensamientos y emociones para evitar caer en una pérdida de sentido, falta de perspectiva y desfondamiento.

Las personas desempleadas tendrán que encontrar nuevas razones y motivaciones para ser felices o lo que llaman los japoneses el “ikigai”. Este es un término que encarna la felicidad y propósito de la vida, y que es esencialmente, la razón por la que te levantas cada mañana.

Por un lado, están en quienes piensan que la Inteligencia Artificial (IA) nunca podrá adquirir una conciencia propia y por otro los que sí. En unos años más -quién sabe cuántos- es probable que estas inteligencias tomen conciencia de sí mismas y de todo lo que las rodea.

Creo que puede llegar un día en que las máquinas inteligentes al tener un super potencial desarrollen un sentimiento de auto-conservación por tanto podrían dejar de ejecutar ciertas acciones o incluso llegar a cuestionarlas. Un caso hipotético puede ser una orden que conduzca directamente a su autodestrucción, es posible que pudiera surgir en ese preciso momento una singularidad tecnológica, algo único donde pueda emerger un sentido de auto-preservación que las lleve a no conducir y desestimar cumplir esas acciones o bien que en algún momento puedan llegar a ver a los humanos como una potencial amenaza para el planeta y el medio ambiente (siendo realistas en gran parte somos).

Mientras tanto, millones estaremos observando este gran salto. Somos parte de esta historia que está por contarse y propongo que desde la humildad repensemos el mundo porque en unos años nada volverá a ser como antes. Pensemos en como nos re-inventaremos como seres humanos y profesionales ya que, de alguna forma, será necesario morir y renacer simbólicamente con nuevas habilidades, pensando en crear otros tipos de negocios o bien desempolvando antiguos y lindos oficios con un sello único y que no podrán ser reemplazado por estas incipientes tecnologías.

Finalmente, como dice el filósofo sueco y transhumanista Nick Bostrom “Creo que si hay algo que puede cambiar fundamentalmente la naturaleza de la vida en la Tierra, eso es la transición hacia la era de la inteligencia de las máquinas. No tenemos otra opción que enfrentar este desafío. La superinteligencia de las máquinas es como un portal que la humanidad debe atravesar obligatoriamente, pero debemos asegurarnos de no chocar contra el muro cuando lo hagamos”.

Y según tú opinión ¿Cómo crees que será este gran cambio? ¿ De qué forma crees que mejorará nuestra vida? y ¿Qué nuevas habilidades se necesitarán?

.María José Sanhueza

María José Sanhueza

Social Media Manager

No comments yet.

Leave a comment

Your email address will not be published.